Noticia imagen

Logro recordar mi primera reunión Scout. Un 15 de junio de 2002, llegué con camisa blanca, jeans y zapatos negros al parque Olaya, tal cual como nos dijo un jefe scout que visitó el colegio días atrás. Nos habló de un grupo nuevo, donde acamparíamos y haríamos amigos. Algo así como en las películas pero más divertido, nos decían.

Yo me animé y le dije a mi mamá, quién conociendo a ese jefe, el cual también era profesor, confió en mi ánimo y me llevó. Tenía 9 años recién cumplidos 8 días antes. Ahí, estábamos chicos y chicas de todas las edades, incluso de “los más grandes de 11” estaban allí.

Pero nos formaron por edades y recuerdo que éramos varios. Entre ellos dos de mis mejores amigos del curso, con quienes me junté. Era tímida y a pesar de querer hacer algo diferente me daba miedo hablar y quería estar con gente conocida.

Ese día nos dijeron que éramos una manada y cada uno éramos lobos. Sonaba divertido y nos pusieron a hacer gritos, jugamos, saltamos y aprendimos canciones. Estoy segura que a la próxima reunión ya las había olvidado pero ese día no dejé de cantar. Desde ahí, empezaba a perder la timidez e incluso a creer en mí misma.

Y esa primera vez, cuando dije mi primer ¡Siempre mejor! Sabía que estaba donde quería estar.

Hoy, casi 15 años después de ese día, doy gracias al Movimiento Scout por lo que ha hecho en mí. El camino y la experiencia recorridos me han hecho crecer de manera incalculable. Pasando por la tropa, la comunidad y ahora en el clan, encuentro nuevos retos y aventuras, que asumo con valentía siempre recordando la Ley y la Promesa Scouts. Ser parte de esta hermandad me ha marcado para toda la vida.

Y tú, ¿Recuerdas tu primera reunión? Cuéntanos cómo llegaste a hacer parte de la Aventura más hermosa del mundo.


Comentarios